Páginas vistas en total

martes, 22 de diciembre de 2015

Condena

       
Hoy las miradas desprenden un hedor a cloaca, a podredumbre, arrastradas por una inconsciencia famélica e infectada en una senilitud superficial precoz, enferma de todo y de nada. La sangre y los vómitos se entremezclan en unos pulmones encharcados en la polución de las calles y la arrogancia. Serpenteo entre sombras, hienas que ríen histéricas y amenazantes, embriagadas de ego e ignorancia, incapaces de comprender que sus carcajadas son el llanto de una hueca existencia, invadidas por tal miedo a sí mismas, que llevan la cobardía grabada en la frente en el momento de enfrentar la realidad; no más que imágenes vacías. Las dejo atrás, con sus miradas de vencedoras de humo clavadas en la espalda y las risas en las que terminarán ahogándose cuando el tiempo empuñe afiladas sus deudas.

Al fondo del empedrado, tiemblo en la profundidad abismal del ser, en la inmensa vorágine de lugares desgarrados; entre los trazos claroscuros de estas almenas en las que abrí las puertas de nuevo a las máscaras, a las quimeras, a la mentira; al fantasma que duerme arropado en mi dolor, sacrificando mis noches en un aquelarre de alaridos contra los susurros malintencionados de sus recuerdos. Y caigo en un éxtasis onírico, un trance delirante y visceral. Y le escribo una y otra vez, y lo quemo todo; huele a sándalo y a desesperación, a locura, y todos los cristales entre las paredes estallan y se clavan contra los abrazos, y las sonrisas y la ternura comienzan a sangrar.

Suena un tintineo metálico lejano, lúgubre, entre la oscuridad, que parece contonearse suave, delicado, acercándose lentamente, abriéndose paso entre la garganta de este Pandemonium. Como un murmullo espirado, persuade mis oídos con una calma fantasmal y arrastra mi voluntad a las entrañas de mí mismo, y se alza en el abismo más profundo una celda y un cadalso que sostiene a un muerto aletargado. Despiertan sus ojos entre las tinieblas, tras el sombrío velo que cubre su rostro, intima en un vals trágico con mi mirada y las rejas se abren. Me mira mientras pasa a mi lado, grácil, y con una voz tenue, me invita a entrar y se aleja jugando con un hilo en una mano y un cuchillo en la otra: —Lo que debería ser, será.



viernes, 23 de octubre de 2015

Redención

Se alzaban los interminables campos de ceniza incandescente, la crematoria del odio, envolviendo en cada paso unas pesadas botas que arrastraban los huesos del caos y la desesperación. La mirada anclada a las brasas desgarraba una estela de tormento a través de la tierra calcinada, y enloquecía bajo una ensordecedora tormenta de cuervos entonando los cánticos del dolor y la podredumbre. Aleteos incesantes, enajenados, como ininteligibles clamores exaltados en guerra, penetraban en su mente y enraizaban su pecho, eclipsando los susurros de la clemencia.

Serpenteaba sobre las cuchillas de los acantilados, entre el mar cristalino y los ríos carbonizados que se precipitaban hacia las olas, como aquellos labios lacerando una herida abierta.

Receloso del purgatorio al que había regresado, cubrió sus ojos con el azabache del suelo incinerado y ascendió por las murallas escarpadas de la montaña, evadiendo avalanchas forjadas en la desesperanza y el rencor.

Y de entre los infiernos de fuego, de repente el frío, una brisa amable descendía desde los altares de la nieve, cima arriba; el santuario del tiempo, donde el pasado moribundo confiesa las miradas del presente sagrado, buscando de nuevo la purificación de la escarcha tornando a su esencia, dadora de vida. Aquellos ojos, engarzados en lo más profundo de sus pupilas, intentando escrutar el abismo que trataba de transformarlo en el mismo Miedo. Aquellos ojos gritaban, suplicaban, amaban; tiraban abatidos, exasperados, de las raíces que atravesaban las venas y el espíritu, de la sangre, de las cicatrices. Tiraban y arrancaban todo, como una primera suave y frágil caricia en su rostro; arrancaban y lo hacían renacer todo trenzando la tristeza y la aflicción en un cruce de anagnórisis mutua en la que danzaban el perdón y la redención junto a sus latidos recíprocos jurando "nunca más".

Tráeme la paz; tráenos de vuelta.



"Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar [...]." — Julio Cortázar, Rayuela, Cap. 7.

miércoles, 14 de octubre de 2015

Soy el Enemigo

Calles desiertas, horas deshabitadas, y en mi mente, el fuego cruzado; como una tormenta encarnizada que nunca muere. El silencio me brinda su oratoria en la conjunción de la oscuridad con los sepulcros donde las profecías asesinaron a los profetas. Caminé en la embriaguez del Vacío, en la embriaguez en sí, y en la ignorancia deliberada; caminé con pies de plomo a través del Vacío, intangible, y hallé en el fondo mis antiguos ojos cansados disparándome a quemarropa: —Soy el enemigo.


Volé a la inconsciencia y encontré tu fantasma encarando a la Muerte, arrastrando el dolor desde sus labios de marfil pálido, con los que engulle el Abismo, pútridos; arañando el olvido con los dedos livianos de la mano con la que no arrastrabas nuestra vida en las cunetas. Su guadaña, como el humo de las tinieblas, ondeaba y se deslizaba en el contorno de tu cuello como escolopendras sobre un cadáver. Su calavera se hizo cenizas, y con su hoja entre los brazos, trepaste el Leteo hasta el enlace de mi propia ausencia desbocada, fuera, enjaulando mi esencia incontenible. Colisionó en tu mirada y la dejó escapar apuñalando mi exilio: —Soy el enemigo.

sábado, 10 de octubre de 2015

Réquiem



                En las horas en las que todos los muros se hacen escombros y los sueños envejecen,  como en la guerra inminente que se acerca, trato de guiarte a las catacumbas del subconsciente, delirando en un lecho de lirios manchados de sangre y arsénico; sábanas de gusanos arropando la locura y las náuseas del caos.


En estas noches de arpegios en re menor, arrastro a Psique colgada de los cuchillos en mi espalda a través de encrucijadas de hiel y napalm, lágrimas, bilis y piel calcinada, sorteando tangos de carne inconsciente en calles podridas. Empujando la sinestesia personificada en las pupilas del tiempo, empuñando la noche y la media sonrisa del ahorcado, donde florecían en su sangre los huesos astillados de la memoria y susurraban como epitafios. Donde reinventó el cielo en los charcos del camino. Pero los pasos incesantes removieron la tierra... y los pájaros se ahogaron.

Creí ver la ausencia de la infancia en sus ojos y la esperanza de luto sobre sus hombros, rogando a la sonrisa de mis uñas en las paredes de esta cárcel. Y grabó las huellas de sus ojos sobre el infértil sendero entre este cementerio de árboles sobre el que ríe la lluvia en la noche muerta.

Y calmando las horas del Nunca sembrando loto en el cauce de mi Aqueronte, me vi caer muerto entre mis brazos, haciendo de su recuerdo un réquiem a la moral bajo la belladona esparcida del batir de polillas putrefactas, envolviendo las entrañas de la conciencia.


"Comida barata son tus entrañas.
Mi soledad, una barca sin remos.
Escucho la piel deshabitada con nuestros nombres
nuestro más sentido pésame."  -Carles Sanchís.

lunes, 4 de mayo de 2015

Sombras


                Cuando no queda ruido en estas calles, como sombras, pisan los lamentos de las aceras almas vestidas de momentos raídos, cosidos al olvido, condenados a la línea eterna y visceral entre la permanencia y la despedida.  Paso a paso, deambulan ausentes, como filos oxidados que cruzan a través de mi pecho, con la mirada arrastrando el suelo encharcado. Dejan tras de sí una estela de arañazos que gritan en la inconmensurable agonía que los guía en el limbo que habita en el hilo entre la memoria y la Nada. En sus manos blancas, etéreas, plumas de plomo tiñen los adoquines ensangrentados bajo una lluvia inmortal que desvanece las promesas que escribieron.


Avanzo. Avanzo y nunca los dejo atrás. Muy de fondo se escucha el quebrar del viento en las costillas astilladas de aquellos que se resignaron a perder la esperanza. Y al rozar, supura una tenue y cruel melodía, como el desgarro ahogado de violines; violines que chillan como cuchillos. Bajan a lo largo de unas grises escaleras de piedra herida, y danzan y cantan en coro a su alrededor, mientras caminan, estruendos de risas burlonas que los humillan con el sarcasmo de la indiferencia. Y tras cada esquina del tiempo, la locura extiende sus garras sobre sus cuellos y les vomita espejos reflejando el odio de sus propios ojos enfrentados, ignorando quién es la imagen y quién el cuerpo. Y en la confusión, se unen en uno solo; haciéndose carne, se transmutan en Mentira, sibila vástago del olvido, vaticinio de abismos enterrados en una nana.


miércoles, 14 de enero de 2015

La Chanson Macabre




Afloran aromas muertos al temblar de las húmedas y podridas maderas de un reloj arrinconado entre las sombras de los derruidos muros de la desesperanza, mohosos y enraizados en el tic-tac de lo inevitable. Y retumba, ensordecedor, insoportable, como el lamento atronador de la desesperación, cada segundo que marcan esas perpetuas e incansables cuchillas.

Cruzo los umbrales imposibles de la estancia. Un paso, dos pasos, veinte años. Y en el absurdo de una lógica incorregible, desde la penumbra, me observa altanero y burlón, petrificado e inalcanzable, entonando cánticos al desgarro del vacío, el susurro atroz de los muertos de este cuerpo, esa voz que grita, ese demonio, esa flor marchita; el yo poético del caos más crudo, la degradación del Yo en el caos poético.

Invoca desbocadas imágenes enterradas que brotan desde las paredes y los suelos hundidos en el limo y el abandono, sonríe y me invita a arrastrar las vísceras entre mis dedos desnudos desde las náuseas maquilladas de este mundo, cabaretera de cárcel y reclusa de mercadillo.

Danzan las imágenes, espectros irónicos, arrastrando interminables cadenas oxidadas que rechinan y tintinean al son del suicidio ensayado, como una macabra tragicomedia musical, y oscilan en péndulo desde las vigas al compás del canto de las agujas, incinerados y sonrientes; provocando a la Vida, provocando a la Muerte.