Páginas vistas en total

viernes, 24 de mayo de 2013

A tu Paz (Poesía)





A tu nombre en los ladrillos,
Al frío en mis versos y a tu helado
Sueño, rezo.

A tus besos en el abismo,
A tu sino olvidado,
Niña, entre los muertos
Que renegaron de tus manos.

Mas vivo cuando te escribo
Blanca esta rosa en tus labios
Y en tu pecho.

Abandonada medio siglo
en pasos de mal fario,
Descuidado tu lecho,
Sea tu paz este epitafio.

jueves, 23 de mayo de 2013

A Tu Paz (Prosa)



Sobre esta capilla rezo hoy esos besos que jamás recogieron tus labios, y esta rosa que entierro entre el cielo y esta noche gris la dejo al amparo de tus manos, en la vigilia de la lluvia que abraza las ásperas y frías sábanas que te arropan.

Y, como un loco, te escribo esperando una respuesta aun sabiendo que jamás podré obtenerla. O quizás te escribo creyendo que me escuchas allá en la eternidad, o por necesidad de confesar a alguien el abismo que dibuja el mundo en cada paso y la profunda tristeza que me trasmite la inmortal conspiración del humano contra sí mismo.

A tus cartas nunca recibidas y a las únicas líneas que te dedicaron, que no son más que tu nombre sobre una austera plancha de ladrillos, cemento y cal descascarillada, confío una vez más estas letras aunque de tus cenizas ya no vuelvas. Por todas las tierras que nunca conociste, por los latidos que no sentiste y por los que abandonaron tu corazón siendo niña, por las sonrisas que no harán sonrojar a los demás y por tu descuidada lápida, este epitafio grabe la tristeza en los ojos de aquellos que enviaron al olvido tu vida.