Páginas vistas en total

sábado, 31 de enero de 2009

Ángel



Aquel ángel
llora al fondo
de tan inerte parque
lo vivido en lo profundo
sobre su hado,
Mármol desnudo.

Lágrimas de roca
en frío y silencio,
roca de lágrimas rotas
esculpida por el cierzo.

Cierzo de invierno
que hace nevar la hiel
conformando el reino
que se yergue en la piel
oscura y rasgada,
creada por nieve de infierno.

Sellados tus labios
gritan hacia el cielo
el dolor del espacio
que queda el hielo.

Escarcha que palpita aún
entre grietas de mármol
que hacen filtrar el betún
de tus recuerdos hacia árbol
con largo ramaje azul
de rosas y clavos.

Deja que acaricie la mano
tus inertes brazos
y vuelvan del sentido vano
a sentir entre besos solitarios.

Solitarios de la sombra
que canta a tu alrededor
miles de confusas odas
sobre alejar el dolor
que nunca supieron las olas
ni su mente el único temor.

Ángel, vuelve a tender tus alas
bajo la noche de la dama
y oculta el daño de las mañanas
sobrevolando por fin tu calma.